¿Cómo Curarle Una Herida a tu perro?

Durante mucho tiempo, al ver a los perros lamerse las heridas, se pensó que la saliva les ayudaba a cicatrizarlas, pero no es exactamente así. Al lamerse la herida, el perro consigue, por un lado, eliminar la sangre y evitar atraer a posibles depredadores, y por el otro, eliminar la suciedad que se puede haber introducido en la herida. Sin embargo, al lamerse una herida, el perro esparce las bacterias y los microbios de la saliva y, de esta forma, aumenta el riesgo de infección. Además, la constante humidificación de la herida retrasa su cicatrización.
¿Cómo debes actuar?
1. Lo mejor que se puede hacer ante una herida es, en primer lugar, limpiarla con agua jabonosa o una solución antiséptica diluida en agua para así retirar los cuerpos extraños que pueda haber.
2. A continuación, se deben recortar los pelos del perro alrededor de la herida y proteger la zona afectada con una gasa para que no entren pelos.
3. Para proceder con la desinfección, se debe utilizar agua oxigenada o un antiséptico que contenga yodo o clorhexidina.
4. A continuación se puede aplicar una pomada cicatrizante.
5. Ya por último, la herida se tiene que proteger con una gasa sujeta con esparadrapo hasta que esté cerrada. Se puede dejar que acabe de curarse al aire.
Estos pasos son muy útiles para curar heridas menores. Sin embargo, ante heridas más graves o profundas, lo adecuado es acudir al veterinario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *